La escultura del "Cinquecento" italiano


 La escultura del Pleno Renacimiento lo acapara la obra de Miguel Ángel Bounarroti, que se declara, ante todo como escultor, además de practicar magistralmente la pintura y la arquitectura. En su larga trayectoria, muestra la perfección técnica en la representación anatómica y el dominio de la materia, principalmente del mármol de Carrara. Une la búsqueda de la proporción y el equilibrio con la captación de la fuerza interior de los personajes, la llamada terribilitá. Sabe aplicar como ninguno las enseñanzas de la estatuaria grecorromana, de la filosofía neoplatónica, aprendida en Florencia, para la consecución de la belleza ideal. Tuvo como mecenas a los más importantes del Renacimiento, la familia de los Médicis y a los Papas.



El primer gran encargo, fue la Piedad del Vaticano, un conjunto con la Virgen que sostiene en su regazo el cuerpo de Cristo muerto. El joven Miguel Ángel, une al equilibrio compositivo de las dos figuras, una espiritualidad serena. La república florentina le encargó, como su símbolo, un David, tema tratado ya por Donatello y Verrochio. Debía colocarse en la Plaza de la Signoría. El maestro lo concibió como un joven atleta de gesto tenso, pero contenido, antes de lanzar la honda contra Goliat. El desnudo de la estatua monumental resultante evoca la influencia de la escultura clásica. La serenidad y el equilibrio, iban a dar paso con el tiempo a una interpretación personal de los principios antiguos. Esta evolución hacia una progresiva representación del drama y la tensión que abate el cuerpo humano, se inicia en los proyectos para las tumbas de Julio II y los Médicis.




En estos importantes proyectos destaca el Moisés, una escultura sedente, con gran atención anatómica y psicológica, que abraza en tensión las tablas de la ley. En las figuras de los Esclavos experimenta diferentes posiciones del cuerpo y en la escultura denominada, Victoria, sigue una composición en línea serpentinata, Finalmente, la ruptura de Miguel Ángel con los modelos clásicos se muestra en las siguientes representaciones del tema de la Piedad. Al artista solamente le interesa ya captar la belleza interior, expresión de una honda espiritualidad. Los conjuntos, a la par que inconclusos, ganan en capacidad expresiva y dramatismo para impactar en el espectador.




Miguel Ángel había abierto la puerta a la escultura manierista al evolucionar a una interpretación personal del clasicismo. La línea serpentinata en la representación de cuerpos en movimiento; El refinamiento, y la sensualidad, son principios del nuevo estilo, que será seguido por Benvenuto Cellini, cuyo talento de orfebre y dominio del bronce se plasmará en el Perseo, y por Juan de Bolonia, cuya obra maestra es el Rapto de las Sabinas, una composición de tres cuerpos humanos en movimiento, siguiendo una disposición helicoidal.

La exposición de Manuel Azaña


 El Gobierno de España, a través de los ministerios de la Presidencia y Cultura, organiza la exposición, AZAÑA. INTELECTUAL Y ESTADISTA. A LOS 80 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO EN EL EXILIO, una extraordinaria muestra del que fue ministro, jefe de gobierno y presidente de la Segunda República. Supone un recorrido esencial sobre su vida y obra desde la Alcalá de Henares natal. Los estudios en derecho hasta conseguir el doctorado. El acceso al cuerpo de funcionarios, y el desarrollo de su vocación literaria, intelectual y política. Una exposición imprescindible para cualquier estudiante, adecuada para la materia de Historia de España de 2º de Bachillerato, al tratar, los cuarenta primeros años del siglo XX.




La exposición madrileña recorre su vida y su obra en seis apartados. El inicio y el último del trayecto coinciden en el mismo espacio. Lo inaugura la primera bandera republicana izada en España en 1931 e Éibar, lo termina, la última arriada en La Vajol (Gerona), el 2 de febrero de 1939, luego apresada por la Gestapo. Dos símbolos de un personaje, definido como intelectual, con vocación política y literaria. La segunda la descubre desde muy joven, al fundar y escribir en revistas. También trató, como literato, diversos géneros, el teatro, la novela, el ensayo, las memorias, que le hicieron ganar el Premio Nacional de Literatura de 1926 por la Vida de don Juan Valera. Entre otras obras conocidas destacan, El jardín de los frailes y La Velada de Benicarló. La exposición nos pone en contacto con las primeras ediciones y cartas de insignes escritores como Valle-Inclán, Antonio Machado y Miguel de Unamuno.




Escribió, y estuvo en contacto con los libros, de forma permanente, que fundaba su personal forma de entender la educación, una disciplina crítica, sin dogmatismos ni cortapisas. Esta vinculación le hizo ser secretario y presidir el Ateneo de Madrid. La vocación política le hizo aproximarse, primero, al Partido Reformista de Melquiades Álvarez. Se sumó, como intelectual, a la reflexión sobre el problema de España, que centraba en el atraso nacional por carecer un cuerpo de electores que fundamentase la democracia liberal. De políticos bien preparados que los representase, de una prensa libre, sin censuras. De la necesidad de reformas en la educación y en todos los órdenes del Estado. El golpe del general Primo de Rivera, demuestra la incapacidad de la Monarquía. Concluye que tiene que ser un régimen republicano el que nos conduzca al progreso y nos incorpore a Europa. 




En 1917 visitó varias veces el frente de Verdún en la Primera Guerra Mundial. Fue un aliadófilo, admirador de Francia. Luego demostrado en su extensa labor como traductor de autores franceses e ingleses. Trabajó en Acción Republicana, para propiciar una nueva forma de Estado. De esta manera, pudo cumplir su vocación política, primero como Ministro de la Guerra, luego como Primer Ministro, y finalmente como Presidente de la República. Fue un periodo convulso, con una fuerte oposición conservadora, monárquica y ultraderechista. Así, se lo demostró el golpe de Estado del general Sanjurjo. Tras las elecciones de 1933, ganadas por la CEDA, y la llamada Revolución de Asturias y la proclamación de la República Catalana, llegó a ser arrestado y procesado. Su compromiso no fue doblegado, porque a través de Izquierda Republicana, y su actividad como magnífico orador en grandes espacios, contribuyó a la victoria del Frente Popular en febrero de 1936.




El golpe de Estado del general Franco provocó la Guerra Civil. Los regímenes totalitarios de Italia y Alemania lo apoyaron decididamente. Los años entre 1936 y 1939 fueron dramáticos. En noviembre de 1937 realizó la última visita a Alcalá de Henares y Madrid. En los últimos grandes discursos expresó su pensamiento ante el sangriento conflicto y el abandono de las potencias occidentales al régimen republicano. De esta manera, ante el Ayuntamiento de Barcelona en julio de 1938, pronunció la famosa frase, el mensaje de la Patria eterna que dice a sus hijos: Paz, Piedad y Perdón. Después, ante la inevitable derrota, cruza la frontera el 5 de febrero de 1939, perseguido por los agentes de Franco, y el 27, del mismo mes, dimite como Presidente de la República. Manuel Azaña morirá el 3 de noviembre de 1940 en Montauban, cerca de Tolouse.

Cartas desde el frente


 Nos hemos puesto en la piel de aquellos que participaron en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), de los que sufrieron las consecuencias del conflicto bélico. Las estadísticas elevan las cifras a millones de muertos y heridos. Mientras se desarrollaron los trágicos combates, los soldados y el cuerpo médico, fueron testigos en las trincheras de las duras condiciones físicas y anímicas que se vivieron. La correspondencia en forma de cartas o postales entre el frente y la retaguardia nos ayuda a comprender lo que sintieron sus protagonistas. Unas palabras de despedida. La comunicación de un hecho luctuoso. Un recuerdo a los padres. La expresión del amor entre tanta barbarie.

De esta manera nos hemos convertido a nivel epistolar en soldados, médicos o enfermeras, que reviven a nivel emocional, a través de unas sentidas breves líneas, lo que supone una guerra. La lucha violenta y tal vez la muerte. Se conservan numerosos ejemplos en los archivos de esta correspondencia, que ha sido divulgada para el mejor conocimiento de la Historia, aquella que protagonizan los seres humanos anónimos. 

La escultura del "Quattrocento" italiano


 El Arte del Renacimiento surgió en las ciudades italianas a principios del siglo XV. El ambiente urbano y la pervivencia del legado grecorromano favoreció el desarrollo del pensamiento humanista, que tiene al hombre como centro de todas las cosas, lo que supone volver a una mirada antropocéntrica, propia de la Antigüedad clásica, a diferencia de la Edad Media. Si hay una manifestación artística que se centre en la dimensión del cuerpo humano y la expresión de su personalidad individual, esa es la escultura, que tanto en relieve como en bulto redondo, dará rienda suelta a la creatividad de los artistas, principalmente florentinos, en este primer periodo de transformación radical del arte.



Los principales materiales empleados en el Quattrocento italiano son el bronce y el mármol. Los temas que la propia ciudad de Florencia, las autoridades de la Iglesia, y los mecenas privados de ese periodo, encargan, seguirán siendo religiosos, además de incrementarse los retratos, de busto o ecuestre, en los monumentos conmemorativos y públicos, y los mitológicos, donde el uso del desnudo es frecuente de nuevo. Además, destaca la escultura funeraria como imagen de la inmortalidad de la persona. Los escultores buscan la representación de la belleza ideal, aquella fundada en las proporciones y la simetría, tanto de las composiciones, como del cuerpo humano, sin apartarse de la realidad. 



El primer representante del nuevo estilo fue, Lorenzo Ghiberti, en el trabajo de las puertas del Baptisterio de Florencia. Corresponden a las segundas puertas, y a las del lado norte, también llamadas del Paraíso. En las primeras, se impuso en concurso público a Brunelleschi con el tema del Sacrificio de Isaac (1402). Tenía que amoldarse a un espacio polilobulado, pero no fue un inconveniente para resultar ganador con una interpretación del tema más precisa, simplificada, y centrada en figura humana. En las Puertas del Paraíso (1425-1452), realizadas ahora en espacios cuadrangulares, muestra todo el derroche técnico en la creación del estilo renacentista del relieve cuyo modelo es el romano. Sin renunciar a narrar los temas bíblicos, hace una demostración del llamado relieve schiacciato, en diversos planos de altura, unido a la captación fiel de las proporciones, la simetría y la perspectiva.



El segundo representante, y tal vez más genial, fue Donatello, que parte de los modelos grecolatinos, para crear un estilo propio, que si bien considera fielmente la proporciones del cuerpo humano, dota a las figuras, de un cierto realismo e individualidad. Son figuras principalmente en bulto redondo, realizadas en mármol o en bronce, como el famoso David (1435-1445), una de los primeros desnudos de gran tamaño del Renacimiento, y la primera representación del tema que abordarán luego, Verrochio y Miguel Ángel. Aquí, el joven rey acaba de matar al gigante Goliat. Todo un símbolo político para la ciudad de Florencia, más débil políticamente, pero más sabia que algunas potencias europeas del momento, que se disputaban su dominio. Otra obra en bronce, el Condottiero Gattamelatta (1447-1453), muestra la recuperación de la tradición romana, de la estatura ecuestre, como monumento urbano, en honor de un personaje.

Cine e Historia: El profesor de persa


 El genocidio judío ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial es un filón de historias personales de aquellos que lograron escapar a un destino trágico. La película rusa, EL PROFESOR DE PERSA, dirigida por Vadim Perelman, basándose en la novela de Wolfgang Kolhaase, cuenta la peripecia de un prisionero judío, que haciéndose pasar por persa, llega a salvar la vida, en un momento que se había puesto en marcha la llamada Solución Final, que suponía el exterminio de los judíos de Europa. En este caso, desde Francia, a través de los campos  de tránsito, en donde se iban  reagrupando los prisioneros, para ser destinados luego hacia Polonia, si podían resistir las condiciones inhumanas a las que eran sometidos.




En la película, Gilles, el hijo de un rabino, logra engañar al capitán Klaus de que es persa, para poder así enseñarle el supuesto idioma de aquel país en el que estaba interesado. La dificultad será inventar las nuevas palabras sin levantar sospechas que le podría costar la muerte. Para ello, empleará los nombres de los prisioneros que van llegando al campo, pues uno de sus encargos, debido a su buena grafía, es apuntarlos. Al final consigue su objetivo, crear una nueva lengua, con la que se entiende con su guardián alemán, que le permitirá la supervivencia, y a la vez, memorizar, miles de nombres de prisioneros judíos, una pequeña parte de los que estuvieron en el campo, que hubieran desaparecido, porque los nazis, al avanzar el frente de guerra, destruyeron cualquier registro de su existencia.

Isabel II, la mujer y la pintura


Durante este curso estamos estudiando la Historia de España del siglo XIX en 2º de Bachillerato. La actual exposición madrileña, Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1831), que se muestra en el Museo del Prado, a partir de sus propios fondos, provenientes de las adquisiciones estatales, arroja nueva luz sobre este periodo histórico. Por una parte, sobre el papel de la mujer en la sociedad, un rol subordinado al del hombre, asociado a las tareas domésticas y a la maternidad, y por otra, sobre la difícil carrera, llena de obstáculos, de las mujeres por ser artistas, especialmente, pintoras. En este segundo aspecto, la exposición nos informa, que a las mujeres les impedían una rigurosa formación académica, por lo que aquellas que se dedicaron a la práctica artística tuvieron que tener protección o provenir de una familia de este ámbito.



La crítica al final de siglo tuvo que aceptar a la mujer en las Exposiciones Nacionales. Antes tuvieron que iniciarse como pintoras de géneros menores como la miniatura y los bodegones de flores. La práctica de la fotografía, dentro de un estudio dirigido por un hombre fue otra de las actividades en las que la mujer pudo dar rienda suelta a su creatividad. Un hecho significativo de este periodo fue el interés y la práctica por la pintura de las reinas durante este periodo. Primero, de María Isabel de Braganza, segunda esposa de Fernando VII, luego de María Cristina de Borbón, Reina Regente, cuyo maestro fue José de Madrazo y sus hijos. Durante su vida, influida por los acontecimientos políticos practicó este arte y envió cuadros a las exposiciones de la Academia de San Fernando.



De similar interés por la pintura fue la desarrollada por su hija Isabel II, que tuvo la motivación de su madre, y las clases de la pintora, Rosario Weiss, luego continuadas por Bernardo López. Otro aspecto de su formación era la copia de los grandes maestros en el Museo del Prado, un aspecto, el de copianta o copista, al que se dedicaba la mujer, para su formación en la época por la imposibilidad de acceder de otra manera a la misma. De esta forma, Isabel II llegaría a pintar, teniendo como principal actividad, la copia de grandes obras de la historia de la pintura. Tanto la Regente como la Reina desde 1846 remitieron pinturas a las exposiciones oficiales del momento, y ordenaron adquirir obras realizadas por mujeres. En este sentido, la propia Isabel II, nombró en 1850 a Emilia Carmena, pintora honoraria de la Real Cámara. La protección y el mecenazgo que dispensó a las mujeres pintoras fue muy superior a la de su madre. 



En el inventario de 1870 de las estancias del Real Palacio se localizan obras de la misma Emilia Carmena, de Adriana Rostán, de Euphémie Muratón, de Victoria Martín del Campo, de Josefa Gumucio, y de ella misma, como la famosa, Sagrada Familia del pajarito, copia de Murillo, de 1848, que ha sido interpretada por los historiadores, como le sucedió con alguna obra de su madre, como un sutil mecanismo de legitimación  con el que la madre e hija intentaron contrarrestar el desprestigio  que atacaba su vida privada, en su caso, casada por razón de Estado con su primo Francisco de Asís, y a raíz de la cuestión de Palacio por su relación amorosa con el general Serrano.

Imperialismo, guerra y totalitarismo

 

Durante el 2º Trimestre los alumnos de 4º de ESO realizarán un conjunto de tareas, que vamos a reunir bajo el epígrafe: IMPERIALISMO, GUERRA Y TOTALITARISMO. A través de ellas conocerán la expansión de los grandes países europeos por el mundo, estableciendo relaciones coloniales de carácter desigual, de dominio económico, con distintos territorios más atrasados. Los productos manufacturados de la Segunda Revolución Industrial exceden la capacidad de los mercados nacionales. Los países colonizados verán como sus antiguas culturas serán desplazadas por otras llegadas de Europa. Un extraordinario acontecimiento pondrá fin a los sueños imperiales europeos. La sangrienta Gran Guerra, impactará en las conciencias de los ciudadanos. El siglo XX abrirá sus puertas tras las consecuencias del conflicto. Una gran revolución conmocionará al mundo. La economía capitalista y el sistema liberal entrarán en crisis. Las ideas totalitarias, pondrán en riesgo nuestra civilización.

Las aportaciones de la escultura gótíca


El desarrollo de la cultura urbana durante la Plena y la Baja Edad Media, va a suponer cambios significativos en la forma de concebir las formas artísticas. El desarrollo del comercio y la artesanía, la aparición de ámbitos distintos a los propiamente feudales, junto a la construcción de las grandes catedrales, van a asociados a transformaciones de mentalidad y espirituales. La escultura expresará junto a las demás artes, las nuevas condiciones sociales. En general, estilísticamente, en el gótico, se avanza hacia el naturalismo y la mayor expresión de los sentimientos, que la escultura hierática, y más simbólica del románico. Se irá liberando del marco arquitectónico, en favor de una captación mayor del detalle anatómico y la expresión de los rostros.



La escultura en piedra seguirá decorando, ahora a mayor escala las portadas de los edificios, los tímpanos, arquivoltas, jambas y parteluces. Los temas de Antiguo y Nuevo Testamento anteriores se mantendrán, en un primer momento, para ampliarse, desde una perspectiva más humana, hacia la figura de la Virgen con el Niño, y la vida de los santos. La representación de Cristo Crucificado se humaniza. al mostrarse sufriendo. El sentido narrativo y didáctico de la representación escultórica se intensifica. Igualmente, se desarrolla la devoción privada en capillas, que son decoradas por retablos y sepulcros. Las sillerías del coro constituyen uno de los espacios donde los artistas manifiestan sus destrezas.



La escultura gótica, como la románica, nace en Francia, y se difundirá por toda Europa en el siglo XIII. La impronta clásica de Italia, hará que las formas escultóricas allí creadas en los púlpitos, nos recuerden los modelos romanos. Por un tiempo, en el siglo XIV, el llamado gótico internacional, se mostrará en formas alargadas y los trazados curvilíneos. La relación entre las figuras expresan mejor que antes sentimientos. Al final de la Edad Media, la escultura del Ducado de Borgoña, impone el modelo. Un canon más corto y voluminoso de las figuras, en las que los ropajes describen pliegues angulosos. Las cabezas son muy realistas con detalladas expresiones en los rostros.



La Gran Nevada



Los días 8 y 9 se produjo una de las mayores nevadas de la que se tienen datos en España, especialmente en la Comunidad de Madrid. Hay que remontarse al siglo XIX, para que la capital del país acumulase más de 40 cm de nieve. Ni aquellas caídas en 1963 o en la Navidad de 1970-1971, mostraron tales consecuencias. La AEMET advirtió con antelación de la alerta roja ante el extraordinario fenómeno climatológico, infrecuente a estas latitudes. Las consecuencias han sido numerosos daños de todo tipo. Un 70% del arbolado madrileño se encuentra dañado. La vida cotidiana se ha visto transformarse por la reducción obligatoria de la movilidad. Las clases presenciales se han retrasado desde el día 11 de enero, hasta mañana día 20.



Los efectos de la nevada, acompañada de ventisca, entre el viernes, día 8, y la mañana del sábado día 9 de enero, se incrementaron al ir acompañada por una intensa ola de frío que no se recordaba en la Comunidad de Madrid desde l945. Al sur de la misma se han alcanzado los -10ºC, y en el centro de la capital, unos -7ºC. Ver nevar en nuestra región resulta difícil, y más que cuaje. Esta vez, la nieve, que ha sido casi imposible retirar, se ha convertido en hielo, dificultando más su limpieza. Conocemos por los científicos que el Cambio Climático es inevitable, y sus efectos de subidas de las temperaturas como estamos padeciendo, deben ser mitigadas por un esfuerzo conjunto de todos los países para la reducción de gases efecto invernadero.



El Cambio Climático, que sufre ya nuestro planeta supone además que se produzcan fenómenos meteorológicos catastróficos. Temporales, tormentas, huracanes, gotas frías, ven incrementarse su fuerza sobre la Tierra. La borrasca Filomena, que hemos padecido estos días, se inscribe en la alteración de la circulación atmosférica causado por el fenómeno del calentamiento global.

Primer trimestre con pandemia


El primer trimestre ha tenido a la pandemia con el Covid-19 de fondo. A diferencia del curso pasado, hemos convivido con este problema sanitario asistiendo todos los días a clase, siendo algunos alumnos los que han alternado su presencia en el centro. Las medidas de seguridad aplicadas, es decir distanciamiento, mascarillas y lavado de manos han resultado efectivas, y no ha habido contagio. Igualmente, ha coincidido con una progresiva reducción de la incidencia hacia el mes de diciembre, aunque la transmisión sigue siendo alta en toda la Comunidad de Madrid. Además, los jóvenes, ya se ha comprobado, no se ven tan afectados como los adultos, si en algún momento se contagian.



Las clases presenciales han demostrado su eficacia, sobre todo en los alumnos más jóvenes, más todavía si la ratio por aula era baja. La semipresencialidad, ha resultado un desafío para todos. Tener clases virtuales y presenciales según los días de la semana. La adaptación a esta circunstancia les ha supuesto un esfuerzo, organizarse mejor y distribuir el tiempo de realización de las tareas. En mi caso, solamente he tenido un grupo en esta modalidad, y he podido comprobar las dificultades experimentadas. De todas maneras, los alumnos mayores pueden afrontarla mejor. Aunque el efecto de las vacunas todavía tardará, esperemos, que en los meses siguientes se alivie la situación condicionada por las medidas de protección para el mejor desempeño.