El 90º aniversario de la proclamación de la Segunda República


 El pasado miércoles 14 de abril se conmemoró el 90º aniversario de la proclamación de la Segunda República, un número redondo, que nos recuerda el inicio de un régimen democrático, cuya existencia pacífica acabó truncada por el golpe de Estado de 1936 de una parte del ejército. Durante el tercer trimestre la hemos estudiado dentro de los contenidos de la materia de Historia de España, y la trataremos en 4º. Aquel día en el que se proclamó, tras la victoria electoral de la coalición republicano-socialista, dos días antes en las grandes ciudades del país, la población llenó la Puerta del Sol y las calles adyacentes para celebrar con inusitadas muestras de alegría, pero sin violencia, la caída de la monarquía, mientras Alfonso XIII, marchaba al exilio.




Las esperanzas estaban puestas en el nuevo régimen que daría voz a los más necesitados. Pondría fin a años de gobierno de una oligarquía caciquil que se ocupaba sólo de mantener sus privilegios, sin afrontar las reformas imprescindibles para la modernización del país. El antiguo régimen de la Restauración, nacido con la constitución de 1876, había establecido el turno pacífico de dos partidos principales, el conservador y el liberal, bajo el control de la monarquía. La estabilidad del régimen se basaba en la corrupción electoral siguiendo las directrices del ministerio de gobernación, a través de los caciques. Tras la pérdida de las últimas colonias, se inició un proceso de regeneración que no pudo cambiar la mala situación de las clases populares. 




La incapacidad de transformarse del régimen de la Restauración, caracterizado por la crisis de los partidos políticos tradicionales, y una creciente oposición, derivó en la dictadura de Primo de Rivera en 1923, una solución más autoritaria adoptada por otros países europeos de la época. Tras la dimisión del dictador, el pueblo español apostó por un cambio radical en forma de gobernarse, que pudiese afrontar las reformas necesarias. Así nació la Segunda República con el aval del pueblo y las clases cultas, sin embargo, el signo de los tiempos, estaba en su contra. Las viejas oligarquías habían adoptado la idea totalitaria del fascismo, y clamaron contra el régimen desde su inicio, contra cualquier medida que fuera expresión de la voluntad democrática en la mejora de la organización territorial del país, de la economía agraria, el ejército o la educación. 




Todavía se recuerdan las medidas que trataron de mejorar la situación de los más desfavorecidos, aquellas encaminadas a sacarles de la pobreza y el analfabetismo. La crisis del capitalismo, fruto de la reducción del comercio internacional durante la Gran Depresión norteamericana, contribuyó al fracaso. La pugna ideológica del momento entre las oligarquías tradicionales y las clases obreras e intelectuales, vistas como un peligro revolucionario, hizo que las primeras, echaran mano del fascismo, en boga en Italia y Alemania, para frenar cualquier opción de cambio democrático. En España el golpe de Estado de 1936 dio lugar a una sangrienta Guerra Civil, que sería antesala de la conflagración mundial. 

Las tareas de 4º del tercer trimestre

Vamos a estudiar durante el tercer trimestre en 4º la Segunda Guerra Mundial por una parte, y dentro del periodo, uno de los hechos más dramáticos de la misma, el Holocausto judío. Tendremos como referencia el Diario de Anna Frank. Por otra parte, nos centraremos en los acontecimientos que van a marcar la historia de España del siglo XX: la Segunda República y la Guerra Civil, el Franquismo y nuestro régimen democrático surgido en 1978. Los alumnos organizados de manera grupal, tratarán los aspectos más significativos de los tres temas, en forma de presentaciones, con sus respectivas exposiciones orales, para compartir los distintos resultados finales, listos para su evaluación.

La escultura de Bernini


 La obra de Gian Lorenzo Bernini ejemplifica lo que entendemos como estilo barroco en la escultura. Conocido, igualmente, como arquitecto, quiso la síntesis de las artes, al pretender unirlas en un sólo proyecto, que incluiría, incluso la luz natural. Hereda de Miguel Ángel, el ser referente de la escultura de su siglo, siempre al servicio de los Papas, de los que hizo las tumbas y los retratos. Su fama traspasó las fronteras, y estuvo al servicio del rey Luis XIV de Francia. De su padre escultor manierista, aprendió el oficio. La calidad de su estilo se mostraría desde sus primeras obras, como el Apolo y Dafne, que lleva al mármol, el tema mitológico de las Metamorfosis de Ovidio. Un estilo que capta el instante más dramático de la historia, tratado con realismo y teatralidad, y a la vez, concebido con diferentes puntos de vista.




El estilo de Bernini, que parte de los cánones clásicos, y supone un profundo estudio del  escultura helenística, con importantes ejemplos en las colecciones de Roma, desarrolla una mayor expresividad a la par que manifiesta gran virtuosismo técnico. De esta forma, el tema del David, se concibe en el momento preciso de lanzar la honda contra Goliat. Lleno de movimiento y tensión contenida. En la capilla Cornaro, el artista, consiguió esa síntesis de las artes, que buscaba constituyendo el prototipo del estilo barroco. Sobresale el grupo escultórico del Éxtasis de santa Teresa, donde la santa española, recientemente canonizada, se representa en medio de una visión, cuando es atravesada por el dardo del amor divino portado por un ángel.




En este grupo escultórico, Bernini, valora el claroscuro de los pliegues del manto, desde el dinamismo que imprime a la escena. En este sentido, en el mismo momento de la muerte, con expresión de dolor, esculpe a la beata Ludovica Albertoni. Por otra parte, para sus obras al servicio de los Papas, introduce una rica teatralidad, dentro de la monumentalidad que les confiere. Lo observamos en las tumba de Urbano VIII, el Baldaquino o en la Cátedra de San Pedro, donde se combina el mármol y el bronce. Fuera del Vaticano, nos encontramos numerosas fuentes de su mano, que muestran su labor de urbanista, como la famosa Fuente de los Cuatro Ríos o la del Tritón, uniendo los efectos visuales de la piedra y el agua.



Finalmente, sus retratos, destacan por el realismo y fidelidad en la representación del personaje, captado con gran penetración psicológica, en los que valora su poder y magnificencia. Nobles, papas y reyes quedaron plasmados para la posteridad. Uno de los más famosos fue el de Luis XIV, en busto y ecuestre, junto al del cardenal Richelieu, a los que hay que añadir los de Scipione Borghese y el Papa Paulo V.

La Guerra Civil en Madrid


 Estamos estudiando la Guerra Civil en la materia de Historia de España de 2º de Bachillerato. Viene muy bien para completar nuestros conocimientos, la exposición organizada por el gobierno regional en la sala El Águila, titulada, ENTRE FORTINES Y TRINCHERAS. PLAN DE FORTIFICACIONES DE LA GUERRA CIVIL DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Una muestra que explica los planes para conservar y explicar los restos que dejó el conflicto en nuestro territorio. El espacio expositivo es pequeño, compuesto por fotografías recientes y antiguas de archivo, aunque muy significativas. La página web permite descargar el folleto y el libro con el plan de fortificaciones en PDF.



La capital de España era el objetivo militar principal para terminar rápido la guerra iniciada con la sublevación del Ejército de África contra el régimen republicano en 1936. Era el centro político y económico del país, cuya caída pondría fin a la contienda. De esta manera, a principios de octubre de ese año las tropas rebeldes se encontraban ya en las inmediaciones de la región. El 6 de noviembre llegaron a los suburbios, formando posiciones en Carabanchel y Villaverde. Contra todo pronóstico, el avance de las tropas fue detenido en la Casa de Campo y en el entorno del Manzanares, gracias al ejército gubernamental y la resistencia popular. Franco llegó a pasar el río y alcanzar la Ciudad Universitaria, pero ahí se paró el avance durante más de dos años hasta el 28 de marzo de 1939, cuando se produce la capitulación de Madrid junto a las ruinas del Hospital Clínico.



Los contenidos de la exposición se dividen en cuatro bloques temáticos: La defensa de Madrid, La grandes batallas, Las fortificaciones del paisaje y La guerra en retaguardia. Las huellas de la guerra se manifiestan en numerosos restos conservados a lo largo del territorio de la Comunidad. Los grandes enfrentamientos se produjeron cuando los sublevados trataron de cortar las comunicaciones con la sierra en la carretera de La Coruña. Más tarde junto al río Jarama, y finalmente en la zona de Brunete, donde la República lanzó su primera gran ofensiva. Sin embargo, la guerra fue de posiciones en trincheras, reforzadas más tarde por fortificaciones, que se extendieron por una línea de unos trescientos kilómetros, donde se sucedieron ataques y contraataques.




La capital misma sufrió numerosos bombardeos que provocaron elevadas bajas entre la población civil y el daño de los edificios, y cuyas huellas todavía perduran. En la exposición se pueden ver imágenes de fortines y muros construidos para protegerse de las bombas, y ante un futuro avance de los sublevados por las calles. En la región, se observan, igualmente imágenes de las duras condiciones de los soldados en las trincheras, algunas de las cuales tuvieron luz eléctrica, otras en cambio, soportando los duros inviernos de nieve en los altos de la sierra. El resultado del conflicto son numerosos restos que se prevé excavar y poner en valor mediante visitas y centros de interpretación, como aquellos dedicados a los combates en Somosierra, la Sierra del Guadarrama, Brunete, Madrid y el Valle del Jarama, así como la elaboración de una serie de monográficos sobre la Brigadas Internacionales, el papel de la mujer, el Ferrocarril de los 40 días, etc. De esta manera el libro del Plan de Fortificaciones es un primer paso en mostrar la importancia de la Guerra Civil en nuestra región.


Sensibilidad contemporánea

 

Vamos a tratar los contenidos del Arte Moderno y Contemporáneo en 2º de Bachillerato, mediante la realización de una serie de tareas, que comprende el trabajo final de curso, denominado, SENSIBILIDAD CONTEMPORÁNEA. Los alumnos divididos en grupos tratarán, de esta manera, los distintos estilos artísticos del siglo XIX y principios del XX, desde el Romanticismo y realismo, hasta los movimientos de vanguardia. Este reto implica trabajar los contenidos establecidos en el currículo oficial y su comprensión, análisis y explicación dentro del aula. La pluralidad del mundo contemporáneo se expresa con las obras escultóricas, pictóricas y arquitectónicas que se han llevado a cabo hasta nuestros días. El progresivo desarrollo industrial y técnico influye en los cambios de gusto, en las búsquedas de nuevas perspectivas y en la solución de los problemas del ser humano, que estimula la experimentación y la creación de nuevas imágenes y espacios originales.

La crisis de la Baja Edad Media



 Vamos a terminar el segundo trimestre en 2º estudiando la crisis de la Baja Edad Media. Pone fin a los contenidos de historia de este curso. La Europa feudal y el resurgir de las ciudades de los siglos XII y XIII dan paso a un periodo de conflictos políticos, sociales y económicos en los siglos XIV y XV. La resolución de este convulso mundo medieval, dará lugar a un cambio de mentalidad conocido como Renacimiento. La tendencia de las monarquías es hacerse con más poder en detrimento de la nobleza feudal. Para ello, se producirá un enfrentamiento por el poder entre ellos. Se configurará una monarquía autoritaria, que atraerá a la corte aquella aristocracia situada en otra época en sus propias fortalezas. Surgirá el ideal caballeresco, cuando los auténticos caballeros perduraban en el recuerdo.



En la Plena Edad Media, la producción agraria aumentó a costa de un incremento de la productividad por la utilización de nuevas técnicas, además de la roturación de bosques y terrenos baldíos. La población, en consecuencia, creció en el campo y en las ciudades, que estaban regularmente abastecidas. Esto tuvo su final en el siglo XIV donde confluyeron anomalías climáticas que provocaron malas cosechas. Los campesinos tuvieron que huir del campo para poder subsistir, Las hambrunas se sucedieron. La debilitada población fue atacada por las distintas pandemias de peste negra que se iniciaron en 1348. Muchos territorios quedaron despoblados. En Castilla, se desarrolló la ganadería ovina, fuente de ingresos que fotaleció la nobleza y la monarquía.


Los señores exigieron más a los campesinos, que huían del campo para librarse de unas cargas señoriales que no podían cumplir. Los antiguos fueros no fueron respetados por los poderosos. Las dificultades también afectan al gobierno de las ciudades. Los artesanos, los gremios, sufren la presión de los grandes comerciantes. El resultado fueron numerosas revueltas como la Jacquerie francesa, la de los irmandiños en Galicia, o los payeses de remensa en Cataluña. Unos enfrentamientos sociales acompañados por conflictos con las minorías religiosas. Son un ejemplo los progromos contra los judíos.

 Los conflictos militares a gran escala como la Guerra de los Cien Años entre las monarquías de Francia e Inglaterra, las guerras civiles de Castilla y Aragón, configuran un mundo otra vez inseguro, física y espiritualmente. La filosofía escolástica entra en crisis y la espiritualidad católica, por el papado, se divide. Tras los numerosos conflictos, como hemos dicho, surgirá un mundo nuevo, abierto a una nueva mentalidad que tiene al hombre como centro, a nuevos descubrimientos geográficos, científicos y técnicos.

Nuestro periódico de la Gran Guerra

Una de las tareas de este segudo trimestre en 4º ha sido la realización de un periódico de la Primera Guerra Mundial. Los alumnos debían realizar en grupo la portada, con la cabecera, y una segunda página de un periódico, ambientado durante el conflicto bélico, para tratar una serie de temas más específicos que pudiera ser noticia.Por ejemplo, el papel de la mujer, el armamento, la vida en las trincheras, la guerra submarina, el empleo de animales, y el regreso de los soldados del frente.De esta manera, al relato histórico que aborda la Primera Guerra Mundial estudiando las causas, desarrollo y consecuencias, añadimos aspectos que nos dan una visión más completa del gran acontecimento que marcó nuestro pasado.

 

La escultura del "Cinquecento" italiano


 La escultura del Pleno Renacimiento lo acapara la obra de Miguel Ángel Bounarroti, que se declara, ante todo como escultor, además de practicar magistralmente la pintura y la arquitectura. En su larga trayectoria, muestra la perfección técnica en la representación anatómica y el dominio de la materia, principalmente del mármol de Carrara. Une la búsqueda de la proporción y el equilibrio con la captación de la fuerza interior de los personajes, la llamada terribilitá. Sabe aplicar como ninguno las enseñanzas de la estatuaria grecorromana, de la filosofía neoplatónica, aprendida en Florencia, para la consecución de la belleza ideal. Tuvo como mecenas a los más importantes del Renacimiento, la familia de los Médicis y a los Papas.



El primer gran encargo, fue la Piedad del Vaticano, un conjunto con la Virgen que sostiene en su regazo el cuerpo de Cristo muerto. El joven Miguel Ángel, une al equilibrio compositivo de las dos figuras, una espiritualidad serena. La república florentina le encargó, como su símbolo, un David, tema tratado ya por Donatello y Verrochio. Debía colocarse en la Plaza de la Signoría. El maestro lo concibió como un joven atleta de gesto tenso, pero contenido, antes de lanzar la honda contra Goliat. El desnudo de la estatua monumental resultante evoca la influencia de la escultura clásica. La serenidad y el equilibrio, iban a dar paso con el tiempo a una interpretación personal de los principios antiguos. Esta evolución hacia una progresiva representación del drama y la tensión que abate el cuerpo humano, se inicia en los proyectos para las tumbas de Julio II y los Médicis.




En estos importantes proyectos destaca el Moisés, una escultura sedente, con gran atención anatómica y psicológica, que abraza en tensión las tablas de la ley. En las figuras de los Esclavos experimenta diferentes posiciones del cuerpo y en la escultura denominada, Victoria, sigue una composición en línea serpentinata, Finalmente, la ruptura de Miguel Ángel con los modelos clásicos se muestra en las siguientes representaciones del tema de la Piedad. Al artista solamente le interesa ya captar la belleza interior, expresión de una honda espiritualidad. Los conjuntos, a la par que inconclusos, ganan en capacidad expresiva y dramatismo para impactar en el espectador.




Miguel Ángel había abierto la puerta a la escultura manierista al evolucionar a una interpretación personal del clasicismo. La línea serpentinata en la representación de cuerpos en movimiento; El refinamiento, y la sensualidad, son principios del nuevo estilo, que será seguido por Benvenuto Cellini, cuyo talento de orfebre y dominio del bronce se plasmará en el Perseo, y por Juan de Bolonia, cuya obra maestra es el Rapto de las Sabinas, una composición de tres cuerpos humanos en movimiento, siguiendo una disposición helicoidal.

La exposición de Manuel Azaña


 El Gobierno de España, a través de los ministerios de la Presidencia y Cultura, organiza la exposición, AZAÑA. INTELECTUAL Y ESTADISTA. A LOS 80 AÑOS DE SU FALLECIMIENTO EN EL EXILIO, una extraordinaria muestra del que fue ministro, jefe de gobierno y presidente de la Segunda República. Supone un recorrido esencial sobre su vida y obra desde la Alcalá de Henares natal. Los estudios en derecho hasta conseguir el doctorado. El acceso al cuerpo de funcionarios, y el desarrollo de su vocación literaria, intelectual y política. Una exposición imprescindible para cualquier estudiante, adecuada para la materia de Historia de España de 2º de Bachillerato, al tratar, los cuarenta primeros años del siglo XX.




La exposición madrileña recorre su vida y su obra en seis apartados. El inicio y el último del trayecto coinciden en el mismo espacio. Lo inaugura la primera bandera republicana izada en España en 1931 e Éibar, lo termina, la última arriada en La Vajol (Gerona), el 2 de febrero de 1939, luego apresada por la Gestapo. Dos símbolos de un personaje, definido como intelectual, con vocación política y literaria. La segunda la descubre desde muy joven, al fundar y escribir en revistas. También trató, como literato, diversos géneros, el teatro, la novela, el ensayo, las memorias, que le hicieron ganar el Premio Nacional de Literatura de 1926 por la Vida de don Juan Valera. Entre otras obras conocidas destacan, El jardín de los frailes y La Velada de Benicarló. La exposición nos pone en contacto con las primeras ediciones y cartas de insignes escritores como Valle-Inclán, Antonio Machado y Miguel de Unamuno.




Escribió, y estuvo en contacto con los libros, de forma permanente, que fundaba su personal forma de entender la educación, una disciplina crítica, sin dogmatismos ni cortapisas. Esta vinculación le hizo ser secretario y presidir el Ateneo de Madrid. La vocación política le hizo aproximarse, primero, al Partido Reformista de Melquiades Álvarez. Se sumó, como intelectual, a la reflexión sobre el problema de España, que centraba en el atraso nacional por carecer un cuerpo de electores que fundamentase la democracia liberal. De políticos bien preparados que los representase, de una prensa libre, sin censuras. De la necesidad de reformas en la educación y en todos los órdenes del Estado. El golpe del general Primo de Rivera, demuestra la incapacidad de la Monarquía. Concluye que tiene que ser un régimen republicano el que nos conduzca al progreso y nos incorpore a Europa. 




En 1917 visitó varias veces el frente de Verdún en la Primera Guerra Mundial. Fue un aliadófilo, admirador de Francia. Luego demostrado en su extensa labor como traductor de autores franceses e ingleses. Trabajó en Acción Republicana, para propiciar una nueva forma de Estado. De esta manera, pudo cumplir su vocación política, primero como Ministro de la Guerra, luego como Primer Ministro, y finalmente como Presidente de la República. Fue un periodo convulso, con una fuerte oposición conservadora, monárquica y ultraderechista. Así, se lo demostró el golpe de Estado del general Sanjurjo. Tras las elecciones de 1933, ganadas por la CEDA, y la llamada Revolución de Asturias y la proclamación de la República Catalana, llegó a ser arrestado y procesado. Su compromiso no fue doblegado, porque a través de Izquierda Republicana, y su actividad como magnífico orador en grandes espacios, contribuyó a la victoria del Frente Popular en febrero de 1936.




El golpe de Estado del general Franco provocó la Guerra Civil. Los regímenes totalitarios de Italia y Alemania lo apoyaron decididamente. Los años entre 1936 y 1939 fueron dramáticos. En noviembre de 1937 realizó la última visita a Alcalá de Henares y Madrid. En los últimos grandes discursos expresó su pensamiento ante el sangriento conflicto y el abandono de las potencias occidentales al régimen republicano. De esta manera, ante el Ayuntamiento de Barcelona en julio de 1938, pronunció la famosa frase, el mensaje de la Patria eterna que dice a sus hijos: Paz, Piedad y Perdón. Después, ante la inevitable derrota, cruza la frontera el 5 de febrero de 1939, perseguido por los agentes de Franco, y el 27, del mismo mes, dimite como Presidente de la República. Manuel Azaña morirá el 3 de noviembre de 1940 en Montauban, cerca de Tolouse.

Cartas desde el frente


 Nos hemos puesto en la piel de aquellos que participaron en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), de los que sufrieron las consecuencias del conflicto bélico. Las estadísticas elevan las cifras a millones de muertos y heridos. Mientras se desarrollaron los trágicos combates, los soldados y el cuerpo médico, fueron testigos en las trincheras de las duras condiciones físicas y anímicas que se vivieron. La correspondencia en forma de cartas o postales entre el frente y la retaguardia nos ayuda a comprender lo que sintieron sus protagonistas. Unas palabras de despedida. La comunicación de un hecho luctuoso. Un recuerdo a los padres. La expresión del amor entre tanta barbarie.

De esta manera nos hemos convertido a nivel epistolar en soldados, médicos o enfermeras, que reviven a nivel emocional, a través de unas sentidas breves líneas, lo que supone una guerra. La lucha violenta y tal vez la muerte. Se conservan numerosos ejemplos en los archivos de esta correspondencia, que ha sido divulgada para el mejor conocimiento de la Historia, aquella que protagonizan los seres humanos anónimos.